lunes, 24 de enero de 2011

30/01/2011 - 4º domingo Tiempo ordinario (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

30 de enero de 2011

Homilias de José Antonio Pagola

4º domingo Tiempo ordinario (A)


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

Dichosos los pobres en el espíritu

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles:
«Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.
Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.
Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

Palabra de Dios

HOMILIA

2010-2011 -
30 de enero de 2011


Iglesia más evangélica

Al formular las bienaventuranzas, Mateo, a diferencia de Lucas, se preocupa de trazar los rasgos que han de caracterizar a los seguidores de Jesús. De ahí la importancia que tienen para nosotros en estos tiempos en que la Iglesia ha de ir encontrando su estilo cristiano de estar en medio de una sociedad secularizada.No es posible proponer la Buena Noticia de Jesús de cualquier forma. El Evangelio sólo se difunde desde actitudes evangélicas. Las bienaventuranzas nos indican el espíritu que ha de inspirar la actuación de la Iglesia mientras peregrina hacia el Padre. Las hemos de escuchar en actitud de conversión personal y comunitaria. Sólo así hemos de caminar hacia el futuro.
Dichosa la Iglesia "pobre de espíritu" y de corazón sencillo, que actúa sin prepotencia ni arrogancia, sin riquezas ni esplendor, sostenida por la autoridad humilde de Jesús. De ella es el reino de Dios...

José Antonio Pagola

HOMILIA

2007-2008 -
3 de febrero de 2008


ESCUCHAR DE CERCA

Se acercaron sus discípulos...

Cuando Jesús sube a la montaña y se sienta para anunciar las bienaventuranzas, hay un gentío en aquel entorno, pero sólo «los discípulos se acercan» a él para escuchar mejor su mensaje. ¿Qué escuchamos hoy los discípulos de Jesús si nos acercamos a Jesús?
Dichosos «los pobres de espíritu», los que saben vivir con poco, confiando siempre en Dios. Dichosa una Iglesia con alma de pobre porque tendrá menos problemas, estará más atenta a los necesitados y vivirá el evangelio con más libertad. De ella es el reino de los cielos…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2004-2005 – AL ESTILO DE JESÚS
30 de enero de 2005


FELIZ

Dichosos los pobres en el espíritu.

No es dificil dibujar el perfil de una persona feliz en la sociedad que conoció Jesús. Se trataría de un varón adulto y de buena salud, casado con una mujer honesta y fecunda, con hijos varones y unas tierras ricas, observante de la religión y respetado en su pueblo ¿Qué más se podía pedir?
Ciertamente, no era éste el ideal que animaba a Jesús. Sin esposa ni hijos, sin tierras ni bienes, recorriendo Galilea como un vagabundo, su vida no respondía a ningún tipo de felicidad convencional. Su manera de vivir era provocativa. Si era feliz, lo era de manera contracultural, a contrapelo de lo establecido…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2001-2002 – CON FUEGO
3 de febrero de 2002


Título

(No la tenemos)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1998-1999 – FUERZA PARA VIVIR
31 de enero de 1999


CONTENIDO INAGOTABLE

Dichosos...

Quien se acerca una y otra vez a las bienaventuranzas de Jesús advierte que su contenido es inagotable. Siempre tienen resonancias nuevas. Siempre encontramos en ellas una luz diferente para el momento que estamos viviendo. Así «resuenan» hoy en mí las palabras de Jesús.
Felices los pobres de espíritu, los que saben vivir con poco. Tendrán menos problemas, estarán más atentos a los necesitados y vivirán con más libertad. El día en que lo entendamos, seremos más humanos…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1995-1996 – SANAR LA VIDA
28 de enero de 1986


VIVIR BIEN

Dichosos...

A menudo se piensa que la fe, en todo caso, es algo que tiene que ver con la salvación eterna del ser humano, pero no con la felicidad concreta de cada día, que es lo que ahora mismo nos interesa. Más aún. Hay quienes sospechan que sin Dios y sin religión seríamos más dichosos. Por eso es saludable recordar algunas convicciones cristianas que han podido quedar olvidadas o encubiertas por una presentación desacertada o insuficiente de la fe. He aquí algunas.
• Dios nos ha creado sólo por amor, no para su propio provecho o pensando en su interés, sino buscando nuestra dicha. A Dios lo único que le interesa es nuestro bien…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1992-1993 – CON HORIZONTE
31 de enero de 1993


LA SEDUCCION DEL DINERO

Dichosos los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el Reino de los cielos.


Los datos son trágicos. Más de un millón de familias españolas no cuentan con ningún miembro que pueda sostenerlas con su trabajo; el paro y otros factores de la vida moderna han elevado ya el número de pobres por encima de los ocho millones. Y, sin embargo, Solchaga podía decir en 1987 que «España es el país donde uno se puede hacer rico en menos tiempo».
Estos últimos años se está produciendo entre nosotros un fenómeno que comienza a preocupar a no pocos. La crisis económica, con sus consecuencias de paro y empobrecimiento de algunas familias, provocó en un comienzo en la conciencia ciudadana preocupación por los parados y reacciones de solidaridad…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1989-1990 – NUNCA ES TARDE
28 de enero de 1990


MAL PROGRAMADOS

Dichosos...

Todos experimentamos que la vida está sembrada de problemas y conflictos que en cualquier momento nos pueden hacer sufrir. Pero, a pesar de todo, podemos decir que la «felicidad interior» es uno de los mejores indicadores para saber si una persona está acertando en el difícil arte de vivir. Se podría incluso afirmar que la verdadera felicidad no es sino la vida misma cuando está siendo vivida con acierto y plenitud.
Nuestro problema consiste en que la sociedad actual nos programa para buscar la felicidad por caminos equivocados que casi inevitablemente nos conducirán a vivir de manera desdichada…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1986-1987 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
1 de febrero de 1987


EL DIA DE LA ALEGRIA

Dichosos

Desde su origen, el domingo ha sido para los cristianos el día de la alegría. Día en el que ha de crecer nuestra esperanza. Así exhorta ya la Didascalia de los Apóstoles en e1 siglo II: “Estad siempre alegres el domingo, pues quien se aflige el día del domingo comete pecado».
Esta alegría dominical no es sólo fiesta externa, sino gozo interior profundo de quien ha descubierto en Cristo el sentido de la existencia y la salvación.
No se trata simplemente de obedecer a una ley que nos prohíbe trabajar ese día para permitir así a nuestro organismo recuperar las fuerzas que necesita…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1983-1984 – BUENAS NOTICIAS
29 de enero de 1984


LA FELICIDAD NO SE COMPRA

Dichosos...

Nadie sabemos dar una respuesta demasiado clara cuando se nos pregunta por la felicidad. ¿Qué es de verdad la felicidad? ¿En qué consiste realmente? ¿Cómo alcanzarla? ¿Por qué caminos?
Ciertamente no es fácil acertar a ser feliz. No se logra la felicidad de cualquier manera. No basta conseguir lo que uno andaba buscando. No es suficiente satisfacer los deseos. Cuando uno ha conseguido k que quería, descubre que está de nuevo buscando ser feliz.
También es claro que la felicidad no se puede comprar. No se la puede adquirir en ninguna planta del «Corte Inglés» como tampoco la alegría, la amistad o la ternura. Con dinero sólo podemos comprar apariencia de felicidad…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1980-1981 – APRENDER A VIVIR
1 de febrero de 1981


APATIA

Felices los que lloran.

Si algo aparece claro en las bienaventuranzas es que Dios es el Dios de los pobres, los oprimidos, los que lloran y sufren.
Dios no es insensible al sufrimiento de los hombres. Dios no es apático. Dios «sufre donde sufre el amor» (J. Moltmann). Por eso, el futuro proyectado y querido por Dios pertenece a esos hombres que sufren porque apenas hay un lugar para ellos ni en la sociedad ni en el corazón de los hermanos.
Son bastantes los pensadores que creen observar un aumento creciente de la apatía en la sociedad moderna. Parece estar creciendo la incapacidad de hombre para percibir el sufrimiento ajeno…

José Antonio Pagola

Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.