lunes, 10 de enero de 2011

16/01/2011 - 2º domingo Tiempo ordinario (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

16 de enero de 2011

Homilias de José Antonio Pagola

2º domingo Tiempo ordinario (A)


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 29-34

En aquel tiempo; al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: -«Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: "Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo." Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel.»
Y Juan dio testimonio diciendo:
-«He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él.
Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo:
"Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo. "
Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»

Palabra de Dios.

HOMILIA

2010-2011 -
16 de enero de 2011

Hambre de espiritualidad

Las primeras generaciones cristianas sabían muy bien que "bautizarse" significa literalmente sumergirse en el agua, bañarse o limpiarse. Por eso, diferenciaban muy bien el "bautismo de agua" que impartía el Bautista en las aguas del Jordán y el "bautismo de Espíritu Santo" que reciben de Jesús. El bautismo de Jesús no es un baño corporal que se recibe sumergiéndose en el agua, sino un baño interior en el que nos dejamos empapar y penetrar por su Espíritu, que se convierte dentro de nosotros en un manantial de vida nueva e inconfundible.
Por eso, los primeros cristianos bautizaban invocando el nombre de Jesús sobre cada bautizado. Pablo de Tarso dice que los cristianos están bautizados en "Cristo" y, por eso, han de sentirse llamados a "vivir en Cristo", animados por su Espíritu, interiorizando su experiencia de Dios y sus actitudes más profundas…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2007-2008 -
20 de enero de 2008

DEJARNOS BAUTIZAR POR EL ESPÍRITU

El que ha de bautizar con Espíritu.

Los evangelistas se esfuerzan por diferenciar bien el bautismo de Jesús del bautismo de Juan. No hay que confundirlos. El bautismo de Jesús no consiste en sumergir a sus seguidores en las aguas de un río. Jesús sumerge a los suyos en el Espíritu Santo.
El evangelio de Juan lo dice de manera clara. Jesús posee la plenitud del Espíritu de Dios y, por eso, puede comunicar a los suyos de esa plenitud. La gran novedad de Jesús consiste en que Jesús es «el Hijo de Dios» que puede «bautizar con Espíritu Santo»…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2004-2005 – AL ESTILO DE JESÚS
16 de enero de 2005

LO PRIMERO

El que ha de bautizar con Espíritu Santo.

En algunos ambientes cristianos del siglo primero tuvieron mucho interés en no ser confundidos con los seguidores del Bautista. La diferencia, según ellos, era abismal. Los «bautistas» vivían de un rito externo que no transformaba a las personas: un bautismo de agua. Los «cristianos», por el contrario, se dejaban transformar internamente por el Espíritu de Jesús.
Olvidar esto es mortal para la Iglesia. El movimiento de Jesús no se sostiene ni desarrolla con doctrinas, normas o ritos vividos desde el exterior. Es el mismo Jesús quien ha de «bautizar» o empapar a sus seguidores con su Espíritu. Y es este Espíritu el que los ha de animar, impulsar y transformar. Sin este «bautismo del Espíritu» no hay cristianismo…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2001-2002 – CON FUEGO
20 de enero de 2002

Título

(No la tenemos)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1998-1999 – FUERZA PARA VIVIR
17 de enero de 1999

EXACTAMENTE AL REVES

El que quita el pecado del inundo.

Son bastantes las personas que llevan en el fondo de su alma la caricatura de un Dios desfigurado que tiene muy poco que ver con el verdadero rostro del Dios que se nos ha revelado en Jesús.
Dios sigue siendo para ellos el tirano que impone su voluntad caprichosa, nos complica la vida con toda clase de prohibiciones y nos impide ser todo lo felices que nuestro corazón anhela. Todavía no han comprendido que Dios no es un dictador, celoso de la felicidad del hombre, controlador implacable de nuestros pecados, sino una mano tendida con ternura, empeñada en «quitar el pecado del mundo»…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1995-1996 – SANAR LA VIDA
14 de enero de 1996

SIN ARRIESGAR

Juan dio testimonio.

Es bien sabido que el término «mártir», en su sentido etimológico original, significa «testigo». Y eso son, antes que nada, los misioneros: testigos del amor de Dios en los lugares donde su presencia es más necesaria, junto a los desheredados, los desnutridos, los refugiados o los leprosos.
Esto implica casi siempre no pocos riesgos, incluso para la propia vida. No son infrecuentes las enfermedades características de esos países, los accidentes o los conflictos bélicos. Los misioneros lo saben. Y, llegado el momento, los asumen con la misma sencillez que aquellas pobres gentes acostumbradas a «sufrir la vida»…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1992-1993 – CON HORIZONTE
17 de enero de 1993

DIOSES PARA NO CREER

Este es el Hijo de Dios.

Sabemos que las gentes que conocieron a Jesús quedaron impresionadas porque enseñaba con una autoridad nueva. Pero, tal vez, más de uno se pregunte: «¿qué puede enseñarnos Jesús a los hombres de este siglo? ¿Qué nos puede decir que ya no sepamos?
Sin duda, lo primero que Jesús enseña es a creer en el Dios verdadero. De ordinario, los hombres nos ponemos ante Dios con la misma actitud de egoísmo, engaño y autodefensa con que nos ponemos ante los demás. No acabamos de fiarnos de El. Nos tememos que venga a estorbar nuestros planes, deseos y ambiciones. Y, así, sin apenas darnos cuenta, nos vamos construyendo esos falsos dioses que el teólogo catalán Josep Vives llama ((dioses para no creer»…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1989-1990 – NUNCA ES TARDE
14 de enero de 1990

TESTIGOS

Juan dio testimonio.

Hay un proverbio judío que expresa bien la importancia que tiene el testimonio de los creyentes: «Si no dais testimonio de mí, dice el Señor, yo no existo».
Lo mismo se puede decir hoy del testimonio de los cristianos. Si ellos no saben ser testigos, el Dios de Jesucristo permanece oculto e inaccesible a la sociedad.
La única razón de ser de una comunidad cristiana es dar testimonio de Jesucristo. Actualizar hoy en la sociedad el misterio del amor salvador de Dios manifestado en Cristo. La Iglesia no tiene otra justificación…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1986-1987 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
18 de enero de 1987

EL BAUTISMO DEL ESPIRITU

He contemplado al Espíritu.

El novelista Julien Green describe una asamblea de cristianos con estas penetrantes palabras: “Todo el mundo creía, pero nadie gritaba de asombro, de felicidad o de espanto».
Los cristianos de hoy no somos conscientes de la profunda contradicción que se da en el interior de nuestra vida cuando la apatía y la indiferencia apagan en nosotros el fuego del Espíritu.
Parecemos hombres y mujeres que, por decirlo con palabras del Bautista, han sido «bautizados con agua» pero a los que falta todavía ser bautizados con Espíritu Santo y fuego»…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1983-1984 – BUENAS NOTICIAS
15 de enero de 1984

UN GRAVE MALENTENDIDO

El que quita el pecado.

Son bastantes los cristianos que llevan en el fondo de su alma la caricatura de un Dios desfigurado que tiene muy poco que ver con el verdadero rostro del Dios que se nos ha revelado en Jesús.
Dios sigue siendo para ellos el tirano que impone su voluntad caprichosa, nos complica la vida con toda clase de prohibiciones y nos impide ser todo lo felices que nuestro corazón anhela.
Todavía no han comprendido que Dios no es un dictador, celoso de la felicidad del hombre, controlador implacable de nuestros pecados, sino una mano tendida con ternura, empeñada en «quitar el pecado del mundo»…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1980-1981 – APRENDER A VIVIR
18 de enero de 1981

QUITAR EL PECADO

El que quita el pecado del mundo.

Los cristianos hemos olvidado con frecuencia algo que es nuclear en el evangelio. El pecado no es solamente algo que puede ser perdonado sino algo que debe ser quitado y arrancado de la humanidad.
Jesús se presenta como alguien que «quita el pecado del mundo». Alguien que no solamente ofrece el perdón, sino también la posibilidad de ir quitando el pecado, la injusticia y el mal que se apodera de los hombres.
La conclusión es evidente. Creer en Jesús no consiste sólo en abrirse al perdón de Dios. Seguir a Jesús es comprometerse en su lucha y su esfuerzo por quitar el pecado que domina a los hombres con todas sus consecuencias…

José Antonio Pagola


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.