miércoles, 1 de enero de 2014

06/01/2014 - La Epifanía del Señor (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera ..... Multilingue ..... Videos


Homilias de José Antonio Pagola

Para leer, compartir, bajarse o imprimir las homilias de José Antonio Pagola del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o haz "clic" sobre Ciclo A, Ciclo B o Ciclo C, en el menú superior para leer las homilias de cada ciclo.



José Antonio Pagola: He recibido con satisfacción la resolución definitiva de la Congregación Romana para la Doctrina de la Fe sobre mi libro, Jesús.Aproximación histórica.


No dejes de visitar la nueva página de VÍDEOS DE LAS CONFERENCIAS DE JOSÉ ANTONIO PAGOLA .


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

6 de enero de 2014

La Epifanía del Señor (A)


EVANGELIO

Venimos de Oriente a adorar al Rey.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes.
Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
-« ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.»
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
-«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
"Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel."»
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
-«Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.»
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Palabra de Dios.

HOMILIA

2013-2014 -
6 de enero de 2014

Título

---

José Antonio Pagola


HOMILIA

2010-2011 – JESÚS ES PARA TODOS.
6 de enero de 2011

¿A QUIÉN ADORAMOS?

(Ver homilía del 6 de enero de 2008).

José Antonio Pagola

HOMILIA

2007-2008 – RECREADOS POR JESÚS.
6 de enero de 2008

¿A QUIÉN ADORAMOS?

Cayendo de rodillas, lo adoraron.

Los magos vienen del «Oriente», un lugar que evoca en los judíos la patria de la astrología y de otras ciencias extrañas. Son paganos. No conocen las Escrituras Sagradas de Israel, pero sí el lenguaje de las estrellas. Buscan la verdad y se ponen en marcha para descubrirla. Se dejan guiar por el misterio, sienten necesidad de «adorar».
Su presencia provoca un sobresalto en todo Jerusalén. Los magos han visto brillar una estrella nueva que les hace pensar que ya ha nacido «el rey de los judíos» y vienen a «adorarlo». Este rey no es Augusto. Tampoco Herodes. ¿Dónde está? Ésta es su pregunta.
Herodes se «sobresalta». La noticia no le produce alegría alguna. Él es quien ha sido designado por Roma «rey de los judíos». Hay que acabar con el recién nacido: ¿dónde está ese rival extraño? Los «sumos sacerdotes y letrados» conocen las Escrituras y saben que ha de nacer en Belén, pero no se interesan por el niño ni se ponen en marcha para adorarlo.
Esto es lo que encontrará Jesús a lo largo de su vida: hostilidad y rechazo en los representantes del poder político; indiferencia y resistencia en los dirigentes religiosos. Sólo quienes buscan el reino de Dios y su justicia lo acogerán.
Los magos prosiguen su larga búsqueda. A veces, la estrella que los guía desaparece dejándolos en la incertidumbre. Otras veces, brilla de nuevo llenándolos de «inmensa alegría». Por fin se encuentran con el Niño, y «cayendo de rodillas, lo adoran». Después, ponen a su servicio las riquezas que tienen y los tesoros más valiosos que poseen. Este Niño puede contar con ellos pues lo reconocen como su Rey y Señor.
En su aparente ingenuidad, este relato nos plantea preguntas decisivas: ¿ante quién nos arrodillamos nosotros?, ¿cómo se llama el «dios» que adoramos en el fondo de nuestro ser? Nos decimos cristianos, pero ¿vivimos adorando al Niño de Belén?, ¿ponemos a sus pies nuestras riquezas y nuestro bienestar?, ¿estamos dispuestos a escuchar su llamada a entrar en el reino de Dios y su justicia? En nuestras vidas siempre hay alguna estrella que nos guía hacia Belén.

José Antonio Pagola

HOMILIA

2004-2005 – AL ESTILO DE JESÚS
6 de enero de 2005

ADORAR

(Ver homilía del 6 de enero de 1990)

José Antonio Pagola

HOMILIA

2001-2002 – CON FUEGO
6 de enero de 2002

ACOGER A LOS NIÑOS

Vieron al niño con María, su madre.

No es fácil adoptar una postura acertada con los niños. Lo saben muy bien los padres y educadores. A veces, los idealizamos ingenuamente. Otras, descargamos sobre ellos nuestra irritación. En ocasiones, los utilizamos. Casi siempre los sometemos a nuestra voluntad. La actitud sorprendente de Jesús ante los pequeños y su invitación a acoger a los niños nos han de hacer pensar.
El niño es siempre un ser débil y vulnerable. Basta mirarlo con un poco de ternura. Su vida es frágil. Si no es acogido y protegido con amor, está llamado a sufrir lo indecible. Sin amor, nadie crece de manera sana y feliz.
El niño es sólo una «promesa de vida». Sólo lo pueden acoger y cuidar bien quienes lo miran con esperanza. Para ser un buen padre o un buen educador hay que olvidarse de cálculos. Hay que amar al niño sin ver resultados inmediatos. No todo se puede planificar. Lo importante es creer, confiar y acompañar con paciencia.
Rara vez el niño agradece lo que está recibiendo. Sólo se le puede querer con amor gratuito, a fondo perdido. El padre o el educador que pretenda exigir una respuesta adecuada a lo que está haciendo por él, se sentirá frustrado. Aquí no funciona la reciprocidad. Sólo son buenos padres y buenos educadores quienes disfrutan buscando el bien del niño y no su respuesta agradecida.
Al niño hay que tratar con alegría que es el signo que acompaña siempre a cualquier tarea creadora. Hacer feliz a un niño es ayudarle a ser bueno. Enseñarle a disfrutar y enseñarle a vivir. Esos niños de rostro triste y mirada apagada nos están acusando a todos. No les estamos transmitiendo la alegría de vivir.
Hay algo más. También los niños nacidos en esta sociedad tienen derecho a que alguien los inicie en la reflexión personal, en una cierta vida interior y en la apertura a Dios. Pocas cosas me apenan más que esos jóvenes a veces tan vacíos de interioridad y tan desvalidos para descubrir un sentido un poco hondo e inteligente a sus vidas. No hay mejor «regalo de Reyes» para un niño que encontrarse en la vida con un buen padre o un buen educador.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1998-1999 – FUERZA PARA VIVIR
6 de enero de 1999

REGALOS

Le ofrecieron regalos.

Es una costumbre ya tradicional en estas fechas el intercambio de regalos realizado de diversas maneras. En los países nórdicos es Papá Noël o Santa Claus el portador de la ilusión. Entre nosotros los Magos de Oriente o el Olentzero que se desliza por las chimeneas. En Rusia la legendaria Babushka. En Italia la simpática Befana. Y en muchos países el mismo niño Jesús.
Hoy el regalo navideño ha adquirido una importancia excepcional. Todo ha sido convenientemente explotado por una sociedad que nos invita a comprar, consumir y gastar siempre más y más. Lo paradójico de esta sociedad es que sabe promover gestos tan humanos como el regalo, vaciándolos de su contenido más profundo.
Regalar es un gesto entrañablemente humano, pues expresa nuestro deseo de ofrecer algo gratis o, mejor, damos gratuitamente al amigo o a la persona querida. Pero nuestra sociedad interesada y egoísta está olvidando lo que es el verdadero regalo. Corremos el riesgo de convertirlo todo en cumplimiento, interés y cálculo interesado.
Por otra parte, es más fácil dar un regalo a nuestros hijos, nuestra esposa o a las personas queridas, que ofrecerles cercanía, escucha sincera, entrega generosa y amor paciente cada día.
Otras veces, «ponemos regalos» a nuestros hijos en una actitud de ostentación y de envidia o para sobresalir por encima de los demás. Lo importante es que la bicicleta de nuestro hijo sea más hermosa que la del vecino. Cuántos niños sufrirán amargamente esta mañana de Reyes al comparar con envidia su regalo con el de sus pequeños compañeros.
Estamos creando una sociedad de envidiosos que sólo disfrutan poseyendo más que los demás, sin descubrir el gozo del compartir y del regalar. Y, mientras tanto, apenas recordará nadie el regalo que los Magos agradecen en Belén. El regalo que nos ha hecho el mismo Dios, el único que sabe regalar de verdad. El que nos ha manifestado su amor insondable regalándonos a su Hijo. «En Él se nos ha manifestado el amor de Dios nuestro Salvador y su amor a los hombres» (Tt 3, 4).

José Antonio Pagola

HOMILIA

1995-1996 – SANAR LA VIDA
6 de enero de 1996

ABRIR FRONTERAS

Hemos visto salir su estrella.

La noción de frontera como límite preciso entre dos estados ha surgido en la edad moderna, al desarrollarse estados con una administración centralizada. En sus inicios, la frontera era, más bien, una zona bastante deshabitada, de libre tránsito, entre dos grupos humanos diferentes. De hecho, las fronteras concretas que conocemos en la actualidad son un producto histórico, y representan, con frecuencia, el resultado más o menos estable de un pacto entre dos tendencias expansionistas.
Las fronteras indican la existencia de grupos humanos diferentes, y no deben ser condenadas sin más, pues pueden ser lugar de encuentro, comunicación y entendimiento entre los grupos que están a ambos lados de las mismas. Sin embargo, cuando se imponen por la fuerza, cuando se cierran herméticamente a toda comunicación, o cuando se convierten en puntos de conflicto y enfrentamiento violento, las fronteras son el mejor exponente del fracaso de la fraternidad humana.
En la actualidad hay otras fronteras más difíciles de detectar que las fijadas por ríos o montañas. Son las fronteras económicas, fruto de egoísmos individuales y colectivos, que van ahondando cada vez más la separación y la insolidaridad más trágica entre pueblos y hasta continentes enteros. Basta pensar en la construcción de la Europa del bienestar, cerrada a los pueblos hambrientos.
¿Qué significan estas divisiones levantadas por los hombres, desde una perspectiva evangélica, según la cual, la fraternidad universal es meta del hombre y de las sociedades? No faltan pecados y sombras en la vida de la Iglesia, pero no por ello deja de esforzarse por ser «signo de la unidad del género humano» (Concilio Vaticano II). El impulso misionero, la apertura universal de todos los pueblos, la solidaridad entre las Iglesias están al servicio de la evangelización, pero también de la fraternidad universal, pues el evangelio que anuncian los misioneros lleva consigo el esfuerzo y la promesa de establecer unas relaciones más fraternas y solidarias entre los pueblos.
La fiesta cristiana de la Epifanía es el anuncio de la salvación de Dios para todos los pueblos y, al mismo tiempo, una invitación a abrir fronteras para vivir la fe de manera más universal. La Iglesia ha de contribuir eficazmente a promover un mundo sin fronteras egoístas e insolidarias.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1992-1993 – CON HORIZONTE
6 de enero de 1993

UN OLVIDO GRAVE

Se pusieron en camino.

El cristianismo presenta a Cristo como portador de salvación, pero no pocos se preguntan hoy de qué nos puede «salvar» una religión: ¿qué necesidad tenemos nosotros de una «salvación» de naturaleza religiosa? Difícilmente podrá el hombre contemporáneo intuir las posibilidades que encierra la experiencia religiosa si no es capaz de detectar sus dolencias más profundas, las enfermedades que están arruinando su vida.
Uno de estos males es, sin duda, el olvido del misterio. El hombre ha desarrollado de manera extraordinaria la razón, pero está perdiendo sabiduría para captar el misterio. La técnica, con su lenguaje neutral de datos y códigos, es plana y sin misterio. Los medios de comunicación difunden una cultura del «entretenimiento», sin eco ni profundidad alguna. Las noticias se suceden unas a otras, sin tiempo para la reflexión. Atrae lo aparatoso o lo truculento, las emociones del «reality show», el sexo convertido en consumo, la cultura del «usar y tirar».
Y, sin embargo, el misterio nos acompaña de manera permanente, y no es difícil vislumbrarlo. Detrás de ese rostro que podemos ver con nuestros ojos, está el misterio de la persona. Tras el cuerpo y la figura del ser querido, se esconde el misterio de su afecto, su inteligencia, su amor. Detrás de lo que podemos ver y tocar, late el misterio de la interioridad, el espíritu, la vida. Lo que nosotros observamos es el rostro exterior, pero «lo esencial es invisible a los ojos» (Saint-Exupéry).
Este misterio que hay en la vida no es precisamente enigma u oscuridad; es sencillamente una realidad más profunda y superior, que escapa a nuestra visión. No es algo opuesto a la razón; es la cara oculta pero real de lo que nosotros percibimos, lo que da más claridad y sentido a todo.
La vida nos remite siempre al misterio: ¿qué hay tras la armonía insondable del cosmos? ¿Hacia dónde apunta el anhelo de bondad, belleza y verdad que late en el ser humano? ¿De dónde viene y hacia dónde va la humanidad? ¿Con qué nombre designar ese «misterio invisible» que se esconde detrás de todo lo que nosotros vemos o sentimos?
Las religiones responden: «El misterio del mundo se llama Dios.» Jesús concreta: «El misterio de Dios es Amor.» Lo profundo de la existencia no es algo tenebroso, es amor de un Dios Padre. Sin ese misterio de Amor, la vida se convierte en laberinto, nuestros pasos se pierden por caminos equivocados.
Los hombres se olvidan del misterio pero Dios no se olvida de ellos. Como escribía J.M. Rovira, Dios «se acerca a ellos buscando la rendija que el hombre mantiene abierta a lo verdadero, a lo bueno, a lo bello, a lo humano». Dios sigue ahí, presencia desconocida u olvidada, sosteniendo y alentando desde el misterio la vida de todo ser humano. El relato de los Magos buscando al Salvador es una invitación a caminar por la vida abiertos al Absoluto.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1989-1990 – NUNCA ES TARDE
6 de enero de 1990

ADORAR

Cayendo de rodillas, lo adoraron.

Se habla hoy mucho de crisis de fe religiosa, pero apenas se dice algo sobre la crisis del sentimiento religioso. Y, sin embargo, como apunta algún teólogo, el drama del hombre contemporáneo no es, tal vez, su incapacidad para creer, sino su dificultad para sentir a Dios como Dios. Incluso los mismos que se dicen creyentes parecen estar perdiendo capacidad para vivir ciertas actitudes religiosas ante Dios.
Un ejemplo claro es la dificultad para adorarlo. En tiempos no muy lejanos, parecía fácil sentir reverencia y adoración ante la inmensidad y misterio insondable de Dios. Es más difícil hoy adorar a quien reducimos a veces tan ligeramente a compañero o «colega».
Para adorar a Dios es necesario sentirnos criaturas, infinitamente pequeños ante El, pero infinitamente amados. Admirar su grandeza insondable y gustar su presencia cercana y amorosa que envuelve todo nuestro ser.
La adoración es admiración. Es amor y entrega. Es rendir nuestro ser a Dios y quedarnos en silencio agradecido y gozoso ante El, admirando su misterio desde nuestra pequeñez e insignificancia.
Nuestra dificultad para adorar proviene de raíces diversas. Quien vive aturdido interiormente por toda clase de ruidos y zarandeado por mil impresiones pasajeras sin detenerse nunca ante lo esencial, difícilmente encontrará «el rostro adorable» de Dios.
Para adorar a Dios es necesario detenerse ante el misterio del mundo y saber mirarlo con amor. Quien mira la vida amorosamente hasta el fondo, comenzará a vislumbrar las huellas de Dios antes de lo que sospecha.
Por otra parte, sólo Dios es adorable. Ni las cosas más valiosas ni las personas más amadas son dignas de ser adoradas como El. Por eso hay que ser libre interiormente para poder adorar a Dios de verdad.
Esta adoración a Dios no aleja del compromiso. Quien adora a Dios lucha contra todo lo que destruye a ese hombre que es su «imagen sagrada». Quien adora al Creador respeta y defiende todo lo que vive. Están íntimamente unidas adoración y solidaridad, adoración y ecología. Se entienden las palabras del gran científico y adorador que fue Teilhard de Chardin: «Cuanto más hombre se haga el hombre, más experimentará la necesidad de adorar».
El relato de los Magos nos ofrece un modelo de auténtica adoración. Estos sabios saben mirar el cosmos hasta el fondo, captar sus signos, acercarse al Misterio y ofrecer su humilde homenaje a ese Dios encarnado en nuestra vida.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1986-1987 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
6 de enero de 1987

ENCONTRAR A DIOS

Se llenaron de inmensa alegría.

El relato de Mateo nos dice que, después de superar momentos de desconcierto e incertidumbre, los magos “se llenaron de alegría al ver la estrella» que les indicaba la presencia del Señor.
Son muchos los que no pueden siquiera sospechar que encontrarse con Dios pueda producir alegría. Llevan muchos años reprimiendo de manera constante y sistemática toda llamada interior y se han hecho ya insensibles a la presencia de lo divino.
Otros se dicen creyentes pero les falta precisamente la experiencia personal de Dios. Y, como dice C. G. Jung, “mientras la religión no sea sino creencia y forma exterior, y lo religioso no se convierta en experiencia de la propia alma, no ha tenido lugar lo fundamental”.
Por eso hemos de felicitarnos por ese nuevo y excelente libro con que acaba de regalarnos José María Mendiola.
Venciendo el pudor natural de quien habla de lo más íntimo y secreto de su corazón, el escritor donostiarra nos desvela de manera cautivadora la historia de su seducción por Dios.
Porque eso es, sobre todo, su libro “Encontrar a Dios”. La apasionante aventura de un hombre de nuestros días que siente la nostalgia de Dios, se adentra por caminos de silencio, meditación e interiorización y nos dice con la convicción de quien ha tocado algo real: «No hay soledad.., la soledad es imposible... Dios está siempre ahí, a tu lado, en tu interior».
Sospecha el escritor que el lector que no haya conocido esta experiencia inenarrable pensará con razón que está loco quien así habla. No lo sé. Tal vez, más de uno quedará tocado por lo genuino de su testimonio y se pregunte si no nos estaremos perdiendo lo mejor de la vida.
Porque, ¿qué podemos pensar ante un hombre convencido, que nos repite una y otra vez que no hay nada comparable ni de lejos con el regalo del encuentro con Dios o cuando nos asegura fascinado que en la oración hay un placer inmenso, exquisito, dulce, apasionante?
Tal vez, José María Mendiola nos comunica lo mejor de su experiencia precisamente cuando se queda sin palabras para explicarla: “Algo ocurre dentro de la persona. No sé explicar qué puede ser ese algo. Solamente sé que sucede, y que este suceso te marca para toda la vida”.
Cada uno tiene que descubrirlo, experimentarlo y disfrutarlo. Como nos dice el escritor: “Dios está pugnando por salir, dentro de cada uno de nosotros. Está empujando, está necesitando que el hombre despierte de una vez del horrible sueño en el que está inmerso. Dios es despertar”.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1983-1984 – BUENAS NOTICIAS
6 de enero de 1984

SIN FRONTERAS

Unos magos de Oriente se presentaron en Belén.

El mensaje central del relato que Mateo nos ofrece de los magos es claro: el Salvador nacido en Belén es para todos los hombres. La salvación que trae Jesucristo es para toda la humanidad.
Vivimos en un siglo que pretende llamarse del hombre universal, cósmico, planetario. Pero los hombres andamos divididos, enfrentados, despedazados en bloques, razas, pueblos, naciones, regiones. ¿No podrá el amor universal nacido de la fe en Cristo salvar distancias, unir divisiones, curar rupturas?
¿Dónde ha quedado el carácter universal y católico del cristianismo? Si somos honestos, hemos de reconocer que también los cristianos vivimos divididos por particularismos ideológicos, políticos y sentimentales. Separados por discriminaciones, rupturas y sectarismos de origen diverso.
Vivimos nuestra fe con horizonte estrecho. Nuestro amor no es universal, sin fronteras, amplio, capaz de entender a todos los hombres y buscar la justicia y el bien para todos los pueblos.
Vivimos encerrados cada uno en nuestras propias adhesiones y grupos. Incluso de espaldas a otros grupos cristianos. Sin sufrir demasiado por las rupturas que se dan en nuestra propia Iglesia.
¿Cómo caminar hacia esa actitud amplia y universal que exige la adhesión al Salvador del mundo? Como ha dicho Aragón: «Ya no son éstos, días para vivir separados». Los cristianos hemos de adoptar una postura de colaboración eficaz en esta tarea de unir fraternalmente a los hombres y mujeres del mundo.
¿Qué es lo que sucede entre nosotros? ¿No hemos asimilado el amor de Cristo en nuestras comunidades? Porque el amor de Cristo hace universal al hombre. Abre su horizonte y lo hace profunda y anchamente universal.
Teilhard de Chardin escribía hace unos años: «No es posible fijar habitualmente la mirada sobre los grandes horizontes descubiertos por la ciencia, sin que surja un deseo oscuro de ver ligarse entre los hombres una simpatía y un conocimiento crecientes, hasta que, bajo los efectos de alguna atracción divina, no existan más que un solo corazón y un alma única sobre la faz de la tierra».
En esta mañana de Reyes, el relato de los magos nos descubre en ese Niño de Belén esa «atracción divina» de la que habla Teilhard de Chardin. Ese Niño nos invita a los creyentes a ensanchar nuestro horizonte, vivir nuestra fe con mayor amplitud y ser creadores de un clima de simpatía universal con todos los hombres y mujeres de la tierra.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1980-1981 – APRENDER A VIVIR
6 de enero de 1981

UN HORIZONTE MÁS UNIVERSAL

Unos Magos de Oriente...

Una vez más, han pasado las fiestas de Navidad. Fiestas llenas de hondura y contenido religioso. Fiestas que llenan de esperanza el corazón del creyente, al mismo tiempo que le invitan a cambiar.
Pero, una vez más, es fácil que toda la hondura cristiana de estas fiestas se nos haya escapado en la superficialidad de unas cenas abundantes, en la banalidad de una despedida agridulce del año o en la compra casi alocada de regalos.
No es fácil en esta sociedad entender el significado profundo de la Navidad. «Dios hecho hombre».
Cuando todos queremos subir, Dios quiere «bajar». Cuando todos nos queremos dar importancia, Dios se hace «poco importante». Cuando todos queremos ser ricos, Dios se hace pobre. Cuando cada uno parece que nos preocupamos sólo de nuestras cosas, desentendiéndonos de los demás, Dios se hace solidario de los hombres.
Hoy, en esta fiesta de Reyes que cierra la celebración navideña, recordamos otro aspecto importante del gesto de Dios encarnado. El Señor viene a salvar a todos los hombres.
La dimensión universal es algo esencial en la vida de un creyente. La experiencia de tener a Dios como Padre es una llamada a la fraternidad universal con todos los hombres.
Nuestro país está viviendo momentos decisivos para su futuro. Es grande el esfuerzo que hay que realizar para no perder la identidad de pueblo «euskaldun» tan gravemente amenazada. En el orden político, vivimos pendientes de los logros concretos que permitan un autogobierno cada vez más real. La crisis económica absorbe nuestras preocupaciones.
Es fácil en esta situación olvidar que somos parte de una familia humana más amplia, y que hay otros pueblos que viven en «el tercer mundo».
En realidad, pertenecemos al mundo de los privilegiados, y sería una burla disputar entre nosotros por un mayor bienestar y libertad, olvidando egoístamente a pueblos que viven sumidos en la miseria y la opresión.
Los de los pueblos privilegiados debemos vivir siempre con la sospecha de ser opresores, tal vez, pequeños «opresores oprimidos».
A la lucha por una sociedad más justa en los pueblos del tercer mundo, debe responder aquí, entre nosotros, la lucha y la resistencia contra el ideal de tener siempre más y vivir siempre mejor, al margen de todos los demás pueblos.

José Antonio Pagola

HOMILIA

ACOGER A LOS NIÑOS

Vieron al niño con María, su madre.

No es fácil adoptar una postura acertada con los niños. Lo saben muy bien los padres y educadores. A veces, los idealizamos ingenuamente. Otras, descargamos sobre ellos nuestra irritación. En ocasiones, los utilizamos. Casi siempre los sometemos a nuestra voluntad. La actitud sorprendente de Jesús ante los pequeños y su invitación a acoger a los niños nos han de hacer pensar.
El niño es siempre un ser débil y vulnerable. Basta mirarlo con un poco de ternura. Su vida es frágil. Si no es acogido y protegido con amor, está llamado a sufrir lo indecible. Sin amor, nadie crece de manera sana y feliz.
El niño es sólo una «promesa de vida». Sólo lo pueden acoger y cuidar bien quienes lo miran con esperanza. Para ser un buen padre, una buena madre o un buen educador hay que olvidarse de cálculos. Hay que amar al niño sin ver resultados inmediatos. No todo se puede planificar. Lo importante es creer, confiar y acompañar con paciencia.
Rara vez el niño agradece lo que está recibiendo. Sólo se le puede querer con amor gratuito, a fondo perdido. El padre, la madre o el educador que pretenda exigir una respuesta adecuada a lo que está haciendo por él, se sentirá frustrado. Aquí no funciona la reciprocidad. Sólo son buenos padres y buenos educadores quienes disfrutan buscando el bien del niño y no su respuesta agradecida.
Al niño hay que tratar con alegría que es el signo que acompaña siempre a cualquier tarea creadora. Hacer feliz a un niño es ayudarle a ser bueno. Enseñarle a disfrutar y enseñarle a vivir. Esos niños de rostro triste y mirada apagada nos están acusando a todos. No les estamos transmitiendo la alegría de vivir.
Hay algo más. También los niños nacidos en esta sociedad tienen derecho a que alguien los inicie en la reflexión personal, en una cierta vida interior y en la apertura a Dios. Pocas cosas me apenan más que esos jóvenes a veces tan vacíos de interioridad y tan desvalidos para descubrir un sentido un poco hondo e inteligente a sus vidas. No hay mejor «regalo de Reyes» para un niño que encontrarse en la vida con un buen padre, una buena madre o un buen educador.

José Antonio Pagola

HOMILIA

Matar o adorar

HERODES y su corte de Jerusalén representan el mundo de los poderosos. Todo vale en este mundo con tal de asegurar el propio poder: el cálculo, la estrategia y la mentira. Vale incluso la crueldad, el terror, el desprecio al ser humano y la destrucción de los inocentes. Es un mundo que conocemos bien pues respiramos su atmósfera hasta la náusea. Parece un mundo grande y poderoso, se nos presenta como defensor del orden y la justicia, pero es débil y mezquino pues termina siempre buscando al niño «para matarlo».
Según el relato de Mateo, unos magos venidos de Oriente irrumpen en este mundo de tinieblas. Algunos exegetas interpretan hoy la leyenda evangélica acudiendo a la sicología de lo profundo. Los magos representan el camino que siguen quienes escuchan los deseos más nobles del corazón humano: la estrella que los guía es la nostalgia de lo divino; el camino que recorren es el deseo. Para descubrir lo divino en lo humano, para adorar al niño en vez de buscar su muerte, para reconocer la dignidad del ser humano en vez de destruirla, hay que recorrer un camino muy diferente del que sigue Herodes.
No es un camino fácil. No basta escuchar la llamada del corazón; hay que ponerse en marcha, exponerse, correr riesgos. El gesto final de los magos es sublime. No matan al niño sino que lo adoran. Se inclinan respetuosamente ante su dignidad; ven resplandecer en él la estrella de Dios, descubren lo divino en lo humano. Es el mensaje central del Hijo de Dios encarnado en el niño de Belén. Podemos vislumbrar también el significado simbólico de los regalos que ofrecen al niño. Con el oro reconocen la dignidad y el valor inestimable del ser humano; todo ha de quedar subordinado a su felicidad. Un niño merece que se pongan a sus pies todas las riquezas del mundo. El incienso recoge el deseo de que la vida del niño se despliegue y su dignidad se eleve hasta el cielo. Todo ser humano está llamado a participar de la vida misma de Dios. La mirra es medicina para curar enfermedad y aliviar el sufrimiento. El ser humano necesita de cuidados y consuelo, no de violencia y agresión.
Con su atención al débil y su ternura hacia el humillado, este Niño introducirá en el mundo la magia del amor, única fuerza de salvación, que ya desde ahora hace temblar al poderoso Herodes.

José Antonio Pagola



Mira también:


Blog:               http://sopelakoeliza.blogspot.com

Para ver videos de las Conferencias de José Antonio Pagola
                        http://iglesiadesopelana3v.blogspot.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.