lunes, 22 de noviembre de 2010

28/11/2010 - 1º domingo de Adviento (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

28 de noviembre de 2010

Homilias de José Antonio Pagola

1º domingo de Adviento (A)


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

Estad en vela para estar preparados

Lectura del santo evangelio según san Mateo 24,37-44

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- Lo que pasó en tiempos de Noé, pasará cuando venga el Hijo del hombre.
Antes del diluvio la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y, cuando menos lo esperaban, llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre:
Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán.
Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa.
Por eso estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.

HOMILIA

2010-2011 -
28 de noviembre de 2010


SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Los evangelios han recogido, de diversas formas, la llamada insistente de Jesús a vivir despiertos y vigilantes, muy atentos a los signos de los tiempos. Al principio, los primeros cristianos dieron mucha importancia a esta "vigilancia" para estar preparados ante la venida inminente del Señor. Más tarde, se tomó conciencia de que vivir con lucidez, atentos a los signos de cada época, es imprescindible para mantenernos fieles a Jesús a lo largo de la historia.
Así recoge el Vaticano II esta preocupación: "Es deber permanente de la Iglesia escrutar a fondo los signos de esta época e interpretarlos a la luz del Evangelio, de forma que, acomodándose a cada generación, pueda responder a los perennes interrogantes de la humanidad sobre el sentido de la vida presente y futura...".
Entre los signos de estos tiempos, el Concilio señala un hecho doloroso: "Crece de día en día el fenómeno de masas que, prácticamente, se desentienden de la religión"….

José Antonio Pagola

HOMILIA

2007-2008 -
2 de diciembre de 2007


DESPERTAR

Un día la historia apasionante de los hombres terminará, como termina inevitablemente la vida de cada uno de nosotros. Los evangelios ponen en boca de Jesús un discurso sobre este final, y siempre destacan una exhortación: «vigilad», «estad alerta», «vivid despiertos». Las primeras generaciones cristianas dieron mucha importancia a esta vigilancia. El fin del mundo no llegaba tan pronto como algunos pensaban. Sentían el riesgo de irse olvidando poco a poco de Jesús y no querían que los encontrara un día «dormidos».
Han pasado muchos siglos desde entonces. ¿Cómo vivimos los cristianos de hoy?, ¿seguimos despiertos o nos hemos ido durmiendo poco a poco? ¿Vivimos atraídos por Jesús o distraídos por toda clase de cuestiones secundarias? ¿Le seguimos a él o hemos aprendido a vivir al estilo de todos?...

José Antonio Pagola

HOMILIA

2004-2005 – AL ESTILO DE JESÚS
28 de noviembre de 2004


DESPERTAR

Estad en vela.

Lo repitió Jesús una y otra vez: «estad siempre despiertos». Era su gran preocupación: que el fuego inicial se apagara y sus seguidores se durmieran. Es el gran riesgo de los cristianos: instalarnos cómodamente en nuestras creencias, «acostumbrarnos» al evangelio y vivir adormecidos en la observancia tranquila de una religión apagada. ¿Cómo despertar?
Lo primero es volver a Jesús y sintonizar con la experiencia primera que desencadenó todo. No basta instalamos «correctamente» en la tradición. Hemos de enraizar nuestra fe en la persona de Jesús, volver a nacer de su Espíritu. Nada hay más importante que esto en la Iglesia. Sólo Jesús nos puede conducir de nuevo a lo esencial.
Necesitamos, además, reavivar la experiencia de Dios. Lo esencial del evangelio no se aprende desde fuera. Lo descubre cada uno en su interior como Buena Noticia de Dios….

José Antonio Pagola

HOMILIA

2001-2002 – CON FUEGO
2 de diciembre de 2001


Título

(No la tenemos)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1998-1999 – FUERZA PARA VIVIR
29 de noviembre de 1998


REORIENTAR LA VIDA

Estad en vela.

No es siempre fácil poner nombre a ese malestar profundo y persistente que podemos sentir en algún momento de la vida. Así me lo han confesado en más de una ocasión personas que, por otra parte, buscaban «algo diferente», una luz nueva, tal vez una experiencia capaz de dar un color nuevo a su vivir diario.
Lo podemos llamar «vacío interior», insatisfacción, incapacidad de encontrar algo sólido que llene el deseo de vivir intensamente. Tal vez sería mejor llamarlo «aburrimiento», cansancio de vivir siempre lo mismo, sensación de no acertar con el secreto de la vida: nos estamos equivocando en algo esencial y no sabemos exactamente en qué.
A veces, la crisis adquiere un tono religioso. ¿Podemos hablar de «pérdida de fe»? No sabemos ya en qué creer, nada logra iluminarnos por dentro, hemos abandonado la religión ingenua de otros tiempos pero no la hemos sustituido por nada mejor….

José Antonio Pagola

HOMILIA

1995-1996 – SANAR LA VIDA
3 de diciembre de 1995


POR FAVOR

Estad en vela.

Estoy en Mugina (Rwanda). Cuando se publiquen estas líneas me encontraré en la región de Butare, cerca de Burundi, impartiendo un curso intensivo de teología a los misioneros de habla castellana de Rwanda. Allí viviremos juntos el adviento y, desde allí, trataré de enviar mis comentarios de los próximos domingos.
Este primer domingo de adviento revivo la misma sensación que tuve el año pasado cuando visité estas tierras: no es lo mismo leer el evangelio desde el bienestar de Europa o desde la miseria y el sufrimiento de Africa.
A pesar de todas las crisis y problemas, en Europa se piensa que el mundo siempre irá a mejor…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1992-1993 – CON HORIZONTE
29 de noviembre de 1992


DESPERTAR

Estad en vela...

Los ensayos que conozco sobre el momento actual insisten mucho en las contradicciones de la sociedad contemporánea, en la gravedad de la crisis socio-cultural y económica, y en el carácter decadente de este final de siglo.
Sin duda, también hablan de fragmentos de bondad y de belleza, y de gestos de nobleza y generosidad, pero todo ello parece quedar como ocultado por la fuerza del mal, el deterioro de la vida y la injusticia. Al final, todo son «profecías de desventuras».
Se olvida, por lo general, un dato enormemente esperanzador. Está creciendo en la conciencia de muchas personas un sentimiento de indignación ante tanta injusticia, degradación y sufrimiento. Son muchos los hombres y mujeres que no se resignan ya a aceptar una sociedad tan poco humana. De su corazón brota un «no» firme a lo inhumano…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1989-1990 – NUNCA ES TARDE
3 de diciembre de 1989


NUNCA ES TARDE

Estad en vela...

Desde que S. Freud formuló la hipótesis de que toda una sociedad en su conjunto puede estar enferma, no han sido pocos los que han analizado sus posibles neurosis y enfermedades.
Recientemente se viene hablando en la sociedad occidental de una «patología de la abundancia» cuyos síntomas son diversos. Un cierto tipo de bienestar fácil puede llegar a atrofiar el crecimiento sano de la persona, aletargando su espíritu y adormeciendo su vitalidad.
Pero, tal vez, uno de sus efectos más graves y generalizados es la frivolidad. La ligereza en el planteamiento de los problemas más serios de la vida. La superficialidad que lo invade casi todo. Este cultivo de lo frívolo se traduce, a menudo, en incoherencias fácilmente detectables entre nosotros….

José Antonio Pagola

HOMILIA

1986-1987 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
30 de noviembre de 1986


¿QUEREMOS DE VERDAD LA PAZ?

Estad en vela...

Solemos decir que todos queremos la paz. Las gentes la desean, los políticos la piden, los partidos la incluyen en sus programas. ¿Quién se atrevería hoy a decir lo contrario en medio de un pueblo desgarrado por la violencia y los conflictos de todo orden?
Pero no siempre es cierto lo que los hombres proclamamos individual y colectivamente. Querer la paz no significa solamente lamentar- se de los hechos violentos que suceden entre nosotros. No basta irritarse cada cierto tiempo ante la sangre que se derrama en nuestra tierra.
Tampoco es suficiente esperar a que otros nos la traigan cuanto antes. Ni quedarnos aguardando a que nazca como resultado de un equilibrio de fuerzas o como fruto del juego y las estrategias de los políticos….

José Antonio Pagola

HOMILIA

1983-1984 – BUENAS NOTICIAS
27 de noviembre de 1983


UN ADVIENTO PARA LA PACIFICACION

Estad en vela...

Este es el título de la Carta Pastoral que nuestro Obispo nos ha dirigido para despertar una vez más nuestra conciencia y responsabilidad ante la escalada y el crecimiento indiscriminado de la violencia.
Es hora de despertar y movilizar nuestras mejores fuerzas por la paz. Nos puede estar sucediendo también hoy lo que nos recuerda el evangelio. Como en tiempos de Noé, una humanidad distraída en diversos asuntos, no ve acercarse su ruina.
Es una grave equivocación y un pecado vivir hoy en el País Vasco, preocupados cada uno sólo de nuestros pequeños problemas y nuestra felicidad, cerrando los ojos a la violencia que asola nuestra tierra y rehuyendo nuestra propia responsabilidad….

José Antonio Pagola

HOMILIA

1980-1981 – APRENDER A VIVIR
30 de noviembre de 1980


¿QUE PUEDO YO ANTE LA VIOLENCIA?

Estad en vela.

Vivimos respirando un clima de violencia permanente. Amenazas, extorsiones, secuestros, torturas y muertes violentas de todo signo nos están haciendo ya caer en una espiral de violencia de consecuencias imprevisibles.
Mientras tanto, la repetición constante de las muertes, los comunicados que tratan de «justificar» cada acción violenta, el descrédito sistemático de las víctimas, las campañas que se organizan para legitimar tales muertes.., nos están insensibilizando ante la sangre.
Nos estamos acostumbrando a valorar estas muertes sólo por los efectos políticos y la utilidad que puedan tener para los intereses de un grupo o de otro…

José Antonio Pagola


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.