lunes, 1 de noviembre de 2010

07/11/2010 - 32º domingo Tiempo ordinario (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

07 de noviembre de 2010

Homilias de José Antonio Pagola

32º Tiempo ordinario (C)


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

Dios no es un Dios de muertos sino de vivos.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 20,27-38

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección [y le preguntaron:
- Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano». Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.]
Jesús les contestó:
- En esta vida hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: «Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob». No es Dios de muertos sino de vivos: porque para él todos están vivos.

HOMILIA

2009-2010 -
7 de noviembre de 2010


A DIOS NO SE LE MUEREN SUS HIJOS

Jesús ha sido siempre muy sobrio al hablar de la vida nueva después de la resurrección. Sin embargo, cuando un grupo de aristócratas saduceos trata de ridiculizar la fe en la resurrección de los muertos, Jesús reacciona elevando la cuestión a su verdadero nivel y haciendo dos afirmaciones básicas.
Antes que nada, Jesús rechaza la idea pueril de los saduceos que imaginan la vida de los resucitados como prolongación de esta vida que ahora conocemos. Es un error representarnos la vida resucitada por Dios a partir de nuestras experiencias actuales.
Hay una diferencia radical entre nuestra vida terrestre y esa vida plena, sustentada directamente por el amor de Dios después de la muerte. Esa Vida es absolutamente "nueva". Por eso, la podemos esperar pero nunca describir o explicar…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2006-2007 – HACERNOS DISCÍPULOS DE JESÚS
11 de noviembre de 2007


¿ES RIDÍCULA LA ESPERANZA?

No es un Dios de muertos sino de vivos.

Los saduceos no gozaban de popularidad entre las gentes de las aldeas. Eran un sector compuesto de familias ricas pertenecientes a la elite de Jerusalén, de tendencia conservadora, tanto en su manera de vivir la religión como en su política de buscar un entendimiento con el poder de Roma. No sabemos mucho más.
Lo que podemos decir es que negaban la resurrección. La consideraban una «novedad» propia de gente ingenua. No les preocupaba la vida más allá de la muerte. A ellos les iba bien en esta vida. ¿Para qué preocuparse de más? ...

José Antonio Pagola

HOMILIA

2003-2004 – A QUIÉN IREMOS
7 de noviembre de 2004


AMIGO DE LA VIDA

Un Dios de vivos.

«Dios es amigo de la vida». Ésta era una de las convicciones básicas de Jesús. Por eso, discutiendo un día con un grupo de saduceos que negaban la resurrección, les confesó claramente su fe: «Dios no es Dios de muertos sino de vivos».
Jesús no se podía ni imaginar que a Dios se le vayan muriendo sus criaturas; que, después de unos años de vida, la muerte le vaya dejando sin sus hijos e hijas queridos. No es posible. Dios es fuente inagotable de vida. Dios crea a los vivientes, los cuida, los defiende, se compadece de ellos y rescata su vida del pecado y de la muerte.
Jesús no leyó nunca el libro de la Sabiduría, escrito hacia el año 50 a.C. en Alejandría, pero su manera de actuar con los pecadores y su mensaje acerca de Dios recuerdan una página inolvidable de este sabio judío que escribe así: …

José Antonio Pagola

HOMILIA

2000-2001 – BUSCAR LAS RAÍCES
11 de noviembre de 2001


Título

(No se encuentra)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1997-1998 – UN CAMINO DIFERENTE
8 de noviembre de 1998


¿POR QUÉ?

No es Dios de muertos, sino de vivos.

¿Por qué hay que morir, si, desde lo más hondo de nuestro ser, nos sentimos hechos para vivir? Algo se rebela muy dentro de nosotros ante la muerte. La vida debería ser distinta para todos, más hermosa, más feliz, más segura, más larga. En el fondo vivimos anhelando vida eterna.
No es difícil entender la actitud, hoy bastante generalizada, de vivir sin pensar en «la otra vida». ¿Para qué, si sólo estamos seguros de ésta? ¿No es mejor concentrar todas nuestras energías en disfrutar al máximo de nuestra existencia actual? ¿No ha llegado la hora de escuchar al profesor Tierno Galván, «instalarnos perfectamente en la finitud» y aprender a vivir y morir sin refugiarnos en ilusiones de resurrección o vida eterna?
Son preguntas que están en la conciencia del hombre contemporáneo. Pero esta actitud, aparentemente tan sensata y realista, ¿es la postura más sabia o es, más bien, la resignación de quien se cierra al misterio último de la existencia mientras, en su interior, todo es protesta? …

José Antonio Pagola

HOMILIA

1994-1995 – VIVIR DESPIERTOS
12 de noviembre de 1995


Título

(No se encuentra)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1991-1992 – SIN PERDER LA DIRECCIÓN
8 de noviembre de 1992


¿RESURRECCION O REENCARNACION?

No es Dios de muertos, sino de vivos

No es difícil en nuestro días encontrarse con personas seriamente interesadas por la vieja teoría de la reencarnación e, incluso, con cristianos que no entienden muy bien por qué el cristianismo habla de resurrección y no de reencarnación.
Sin embargo, la fe en la resurrección de los muertos supone algo totalmente nuevo y original frente a la reencarnación de las almas que se afirma en la religiosidad hindú, en el budismo o en las doctrinas griegas de la metempsícosis.
Según la visión hindú, las almas van emigrando constantemente (sam-sára = pasar a través), encarnándose una y otra vez en vidas sucesivas. Y son las acciones buenas o malas (karma) las que deciden cómo va a ser la próxima reencarnación.
De esta manera, la realidad es…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1988-1989 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
12 de noviembre de 1989


DIOS DE VIVOS

No es Dios de muertos.

Los hombres hemos hecho de todo con Dios. Pero tal vez nunca lo habíamos caricaturizado y ridiculizado como en nuestros tiempos.
Hoy podemos ver su cómica figura con el tradicional “triángulo” adosado a su cabeza en el recuadro de humor de cualquier periódico o revista.
Recientemente, uno de los dirigentes más importantes del Gobierno español, al ser preguntado sobre su fe, sólo sabía responder con su habitual “ingenio” lo que había leído en cierta ocasión: «Que Dios exista o no, es su problema, no el mío”.
Se discute sobre Dios como si fuera un teorema, la incógnita de una ecuación o el “extraterrestre” en el que los más cándidos creen y al que los más críticos rechazan…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1985-1986 – BUENAS NOTICIAS
9 de noviembre de 1986


CONTRA LA MUERTE

No es Dios de muertos.

En la medida en que los hombres vamos perdiendo una fe que dé esperanza y sentido a nuestra vida, nos resulta más fácil abusar de la muerte.
Basta estar atento a la realidad de cada día para constatar, con pena, cómo crece de manera incontenible lo que K. Marti ha llamado «el mutuo asesinato».
Los hombres nos matamos unos a otros en las guerras, en el tráfico, en la lucha por nuestros propios intereses. Nos estamos acostumbrando a buscar una solución eficaz a nuestros problemas acudiendo rápidamente a la supresión del adversario.
Entre nosotros, son bastante los que defienden y apoyan sin demasiadas reservas una política en la que se utilice el asesinato de otro hombre en la medida en que su ejecución pueda ser rentable y eficaz para la propia estrategia…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1982-1983 – APRENDER A VIVIR
6 de noviembre de 1983


DIOS DE VIVOS

No es Dios de muertos, sino de vivos.

Para bastantes de nuestros contemporáneos, Dios ya no es Alguien lleno de vida. Siguen admitiendo de alguna manera la existencia, allá fuera del mundo, de un ser de características especiales, pero no aciertan a ver cómo ese Dios pueda ser hoy fuente de vida para nosotros.
Y sin embargo, Dios es, antes que nada, el amigo de la vida, el que pone alegría y esperanza en el fondo mismo de la existencia. Y no se puede creer en Dios sino como alguien que da sentido, valor y plenitud a la vida del mundo.
El Dios de Jesús «no es un Dios de muertos, sino de vivos». No es el Dios de los que ven en la vida sólo frustración, absurdo y muerte. Es el Dios de los que creen, esperan y luchan por una vida siempre mayor…

José Antonio Pagola


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.