lunes, 25 de octubre de 2010

31/10/2010 - 31º domingo Tiempo ordinario (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

31 de octubre de 2010

Homilias de José Antonio Pagola

31º Tiempo ordinario (C)


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido

Lectura del santo evangelio según san Lucas 19,1-10

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad.
Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí.
Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo:
- Zaqueo, baja enseguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.
Él bajó enseguida, y lo recibió muy contento.
Al ver esto, todos murmuraban diciendo:
- Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.
Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor:
- Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más.
Jesús le contestó:
- Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán.
Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

HOMILIA

2009-2010 -
31 de octubre de 2010


¿PUEDO CAMBIAR?

Lucas narra el episodio de Zaqueo para que sus lectores descubran mejor lo que pueden esperar de Jesús: el Señor al que invocan y siguen en las comunidades cristianas «ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido». No lo han de olvidar.
Al mismo tiempo, su relato de la actuación de Zaqueo ayuda a responder a la pregunta que no pocos llevan en su interior: ¿Todavía puedo cambiar? ¿No es ya demasiado tarde para rehacer una vida que, en buena parte, la he echado a perder? ¿Qué pasos puedo dar?
Zaqueo viene descrito con dos rasgos que definen con precisión su vida. Es «jefe de publicanos» y es «rico». En Jericó todos saben que es un pecador. Un hombre que no sirve a Dios sino al dinero. Su vida, como tantas otras, es poco humana.
Sin embargo, Zaqueo «busca ver a Jesús». No es mera curiosidad. Quiere saber quién es, qué se encierra en este Profeta que tanto atrae a la gente…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2006-2007 – HACERNOS DISCÍPULOS DE JESÚS
4 de noviembre de 2007


JESÚS AMA A LOS RICOS

Hoy mismo tengo que alojarme en tu casa.

El encuentro de Jesús con el rico Zaqueo es un relato conocido. La escena ha sido muy trabajada por Lucas, preocupado tal vez por la dificultad que encontraban algunas familias ricas para integrarse en las primeras comunidades cristianas.
Zaqueo es un rico bien conocido en Jericó. Pequeño de estatura, pero poderoso jefe de los recaudadores que controlan el paso de mercancías en una importante encrucijada de caminos. No es un hombre querido. La gente lo considera un pecador, excluido del pueblo creyente. Vive explotando a los demás. No es hijo de Abraham.
Sin embargo, este hombre quiere ver quién es Jesús…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2003-2004 – A QUIÉN IREMOS
31 de octubre de 2004


ACOGER

Zaqueo... hoy tengo que alojarme en tu casa.

No se puede comunicar de cualquier manera la Buena Noticia de Dios. Jesús lo hacía con un estilo inconfundible. La escena de Jericó es un claro ejemplo. En la ciudad vive Zaqueo, un hombre al que todos juzgan sin piedad: es un pecador. Para Jesús es sencillamente una persona que anda «perdida». Precisamente por eso lo busca con su mirada, le llama por su nombre y le ofrece su amistad personal: comerá en su casa, le escuchará, podrán dialogar. Acogido, respetado y comprendido por Jesús, aquel hombre decide reorientar su vida.
La actuación de Jesús es sorprendente. Nadie veía en él al representante de la Ley, sino al profeta compasivo que acogía a todos con el amor entrañable del mismo Dios. No parecía preocupado por la moral sino por el sufrimiento concreto de cada persona…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2000-2001 – BUSCAR LAS RAÍCES
4 de noviembre de 2001


Título

(No se encuentra)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1997-1998 – UN CAMINO DIFERENTE
1 de noviembre de 1998


SALVAR LO QUE SE PIERDE

Salvar lo que estaba perdido.

Es conocido el ensayo de G. Lipovetsky sobre los cambios que se han producido en los códigos de moralidad durante la segunda mitad de este siglo. El título no puede ser más clarificador: «El crepúsculo del deber» (Ed. Anagrama, Barcelona 1994). Audaz y discutible como casi todos sus trabajos, su análisis arroja, sin embargo, no poca luz sobre esta época que el pensador francés no duda en calificar de «postmoral».
Según Lipovetsky la civilización del bienestar ha enterrado la moral del deber. Hemos engendrado una cultura en que la felicidad predomina sobre el mandato moral, la búsqueda del placer desbanca a la disciplina personal, la seducción difumina el sentido de la obligación, el deseo lejos de ser controlado, es exacerbado y disculpado.
El «deber» sólo puede ser expresado en tono menor. Lo que está vigente es la «tentación» en forma de spots y mensajes eufóricos y sensualistas. Los principios y la dignidad moral ceden ante la excitación del disfrute y la fiebre por la autonomía individual…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1994-1995 – VIVIR DESPIERTOS
5 de noviembre de 1995


Título

(No se encuentra)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1991-1992 – SIN PERDER LA DIRECCIÓN
1 de noviembre de 1992


LOS NUEVOS POBRES

Le restituiré cuatro veces más.

Siempre se han visto mendigos y vagabundos en nuestros pueblos. Gentes desarraigadas que no quieren someterse a la convivencia social ordinaria. Hombres sin entorno familiar, maltratados de diversas maneras por la vida.
Pero hoy en día estamos asistiendo a un fenómeno totalmente diferente y paradójico. En una sociedad cada vez más rica están aumentando de manera notable «los nuevos pobres», como consecuencia, precisamente, del proceso de enriquecimiento de los demás.
El desarrollo tecnológico va descolgando aquí y allí a quienes no tienen sitio en la nueva sociedad. Obreros, en otro tiempo cualificados, pasan a ser trabajadores eventuales, después simples parados, más tarde quedan condenados al paro perpetuo.
La primera reacción del parado es casi siempre de desconcierto. Amigos y conocidos conservan su empleo, ganan cada vez más dinero y trabajan menos. Todo parece irles bien….

José Antonio Pagola

HOMILIA

1988-1989 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
5 de noviembre de 1989


ENFERMEDAD DEL DINERO

Restituiré.

Cada vez es más fácil observar entre nosotros síntomas de lo que algunos llaman ya “la enfermedad del dinero”.
Poco a poco las noticias económicas han saltado al primer plano de los medios de comunicación. Todos hemos tenido que aprender más o menos lo que es una fusión bancaria o una OPA.
Por algún tiempo, artistas, cantantes y demás ídolos de costumbre han dejado paso en las páginas de las revistas y periódicos a los famosos de la banca y el dinero, los hombres que manejan miles de millones.
No es que antes no hubiera grandes fortunas. Lo nuevo es que estas personas salen ahora de la sombra y atraen las miradas y los deseos de muchas gentes…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1985-1986 – BUENAS NOTICIAS
2 de noviembre de 1986


BAJOS DE ESTATURA

Porque era bajo de estatura.

Pocos serán hoy los que discutan teóricamente la afirmación de S. Freud que considera que la persona que no ha superada la fase «analerótica» y continúa preocupada exclusivamente por «tener» y «poseer», es neurótica.
Sin embargo, son innumerables los que dirigen sus principales energías a tener, acumular y ostentar. A esto se reduce su vida. A tener un nombre, una posición social, una buena imagen, un hogar confortable, una cuenta corriente envidiable, un bienestar seguro.
Empujados por su obsesión de «poseer», tienden a extender su necesidad de propiedad a todos los ámbitos de la vida. «Tienen» unos conocimientos, «poseen» buenas relaciones, «adquieren» nuevas amistades, «logran» éxitos y hasta se sienten «dueños» de su esposa y sus hijos…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1982-1983 – APRENDER A VIVIR
30 de octubre de 1983


LA SALVACION DEL RICO

La mitad de los bienes, Señor, se la doy a los pobres.

Son bastantes los cristianos de posición acomodada que se sienten molestos por esta «moda» que ha entrado en la Iglesia, de hablar tanto de los pobres.
No entienden que el evangelio pueda ser buena noticia sólo para ellos. Y por lo tanto, sólo pueda ser escuchado por los ricos como amenaza para sus intereses y como interpelación de su riqueza.
Les parece que todo esto no es sino demagogia barata, ideologización ilegítima del evangelio y, en definitiva, «hacer política de izquierdas».
Porque vamos a ver: ¿no se acercaba Jesús a todos por igual?, ¿no acogía a pobres y a ricos con el mismo amor?, ¿no ofreció a todos la salvación?...

José Antonio Pagola


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.