lunes, 27 de junio de 2011

03/07/2011 - 14º domingo Tiempo ordinario (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

3 de julio de 2011

Homilias de José Antonio Pagola

No te pierdas:
- Jesús de Nazaret hoy

14º domingo Tiempo ordinario (A)


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

Soy manso y humilde de corazón.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús:
-«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Si, Padre, así te ha parecido mejor.
Todo me lo, ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y encontraréis vuestro. descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Palabra de Dios.

HOMILIA

2010-2011 -
3 de julio de 2011


EL PUEBLO SENCILLO

Jesús no tuvo problemas con la gente sencilla. El pueblo sintonizaba fácilmente con él. Aquellas gentes humildes que vivían trabajando sus tierras para sacar adelante una familia, acogían con gozo su mensaje de un Dios Padre, preocupado de todos sus hijos, sobre todo, de los más olvidados.
Los más desvalidos buscaban su bendición: junto a Jesús sentían a Dios más cercano. Muchos enfermos, contagiados por su fe en un Dios bueno, volvían a confiar en el Padre del cielo. Las mujeres intuían que Dios tiene que amar a sus hijos e hijas como decía Jesús, con entrañas de madre.
El pueblo sentía que Jesús, con su forma de hablar de Dios, con su manera de ser y con su modo de reaccionar ante los más pobres y necesitados, le estaba anunciando al Dios que ellos necesitaban. En Jesús experimentaban la cercanía salvadora de Padre.
La actitud de los “entendidos” era diferente. Lo que al pueblo sencillo le llena de alegría a ellos les indigna. Los maestros de la ley no pueden entender que Jesús se preocupe tanto del sufrimiento y tan poco del cumplimiento del sábado. Los dirigentes religiosos de Jerusalén lo miran con recelo: el Dios Padre del que habla Jesús no es una Buena Noticia, sino un peligro para su religión.
Para Jesús, esta reacción tan diferente ante su mensaje no es algo casual. Al Padre le parece lo mejor. Por eso le da gracias delante de todos: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has dado a conocer a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido mejor».
También hoy el pueblo sencillo capta mejor que nadie el Evangelio. No tienen problemas para sintonizar con Jesús. A ellos se les revela el Padre mejor que a los “entendidos” en religión. Cuando oyen hablar de Jesús, confían en él de manera casi espontánea.
Hoy, prácticamente, todo lo importante se piensa y se decide en la Iglesia, sin el pueblo sencillo y lejos de él. Sin embargo, difícilmente, se podrá hacer nada nuevo y bueno para el cristianismo del futuro sin contar con él. Es el pueblo sencillo el que nos arrastrará hacia una Iglesia más evangélica, no los teólogos ni los dirigentes religiosos.
Hemos de redescubrir el potencial evangélico que se encierra en el pueblo creyente. Muchos cristianos sencillos intuyen, desean y piden vivir su adhesión a Cristo de manera más evangélica, dentro de una Iglesia renovada por el Espíritu de Jesús. Nos están reclamando más evangelio y menos doctrina. Nos están pidiendo lo esencial, no frivolidades.

José Antonio Pagola

HOMILIA

2007-2008 - RECREADOS POR JESÚS
6 de julio de 2008


TRES LLAMADAS DE JESÚS

Venida mí.

Un día Jesús sorprendió a todos dando gracias a Dios por su éxito con la gente sencilla de Galilea y por su fracaso entre los maestros de la ley, escribas y sacerdotes. «Te doy gracias, Padre... porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla». A Jesús se le ve contento. «Sí, Padre, así te ha parecido mejor». Esa es la manera que tiene Dios de revelar sus «cosas».
La gente sencilla e ignorante, los que no tienen acceso a grandes conocimientos, los que no cuentan en la religión del templo, se están abriendo a Dios con corazón limpio. Están dispuestos a dejarse enseñar por Jesús. El Padre les está revelando su amor a través de él. Entienden a Jesús como nadie…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2004-2005 – AL ESTILO DE JESÚS
3 de julio de 2005


APRENDER DE LOS SENCILLOS

Las has revelado a la gente sencilla.

Jesús no tuvo problemas con las gentes sencillas del pueblo. Sabía que le entendían. Lo que le preocupaba era si algún día llegarían a captar su mensaje los líderes religiosos, los especialistas de la ley, los grandes maestros de Israel. Cada día era más evidente: lo que al pueblo sencillo le llenaba de alegría, a ellos los dejaba indiferentes.
Aquellos campesinos que vivían defendiéndose del hambre y de los grandes terratenientes le entendían muy bien: Dios los quería ver felices, sin hambre ni opresores. Los enfermos se fiaban de él y, animados por su fe, volvían a creer en el Dios de la vida. Las mujeres que se atrevían a salir de su casa para escucharle, intuían que Dios tenía que amar como decía Jesús: con entrañas de madre. La gente sencilla del pueblo sintonizaba con él. El Dios que les anunciaba era el que anhelaban y necesitaban…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2001-2002 – CON FUEGO
7 de julio de 2002


Título

---

José Antonio Pagola

HOMILIA

1998-1999 – FUERZA PARA VIVIR
4 de julio de 1999


EL ARTE DE DESCANSAR

Venid a mí todos los que estáis cansados.

Somos muchos los que vivimos sometidos a un ritmo duro de trabajo que nos va desgastando a lo largo de los meses. Por eso, al llegar esta época veraniega, todos buscamos de una manera u otra, un tiempo de descanso que nos ayude a liberarnos de la tensión, el agobio, el desgaste y la fatiga que hemos ido acumulando a lo largo de los días.
Pero, ¿qué es descansar? ¿Es suficiente recuperar nuestras fuerzas físicas, tomando el sol durante horas y más horas junto a la orilla de cualquier mar? ¿Basta con olvidar nuestros problemas y conflictos sumergiéndonos en el ruido de nuestras fiestas y verbenas? Al retomo de las vacaciones, más de uno siente en su interior la sensación de haberlas perdido. Y es que también en vacaciones podemos caer en la tiranía de la agitación, el ruido, la superficialidad y la ansiedad del disfrute fácil y agotador. No todos saben descansar. Y quizás el hombre moderno necesita urgentemente iniciarse en el arte del verdadero descanso…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1995-1996 – SANAR LA VIDA
7 de julio de 1996

GENTE SENCILLA

Las has revelado a gente sencilla.

Fue hace muchos años en L’École Biblique de Jerusalén. Un maestro de exégesis nos iniciaba en el difícil arte de desentrañar el evangelio de Mateo. Todo parecía poco para captar el sentido último del texto: crítica textual, análisis literario, estructura del pasaje. Un día, llegamos a esos versículos en los que Jesús exclama: « Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla» (Mt 11, 25). El profesor hizo un largo silencio. Después, nos dijo muy despacio: «No olviden nunca estas palabras. Todo lo demás pueden olvidar.» Fue probablemente la mejor lección de exégesis que he recibido nunca…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1992-1993 – CON HORIZONTE
4 de julio de 1993


VERANO

Venid a mí todos los que estáis cansados.

Ya estamos en verano. Y todos nos disponemos a buscar, de alguna manera, ese descanso que nos reponga de las tensiones y desgastes que hemos ido acumulando a lo largo del año. Sin embargo, no todas las personas saben descansar. Hay quienes terminan las vacaciones con el ánimo crispado y el cuerpo maltrecho. Descansar es un arte que hay que aprender.
Antes que nada, hemos de valorar el descanso y el ocio por sí mismos. Configurados por «la sociedad del rendimiento», podemos llegar a pensar que la vida pierde todo su sentido en el momento en que deja de ser rentable. Hay personas que siempre tienen que estar haciendo algo útil. Sólo «descansan» para volver a trabajar, pues el trabajo es lo único importante en sus vidas. Por eso, incluso en vacaciones, tienden a seguir haciendo lo que hacen durante el resto del año…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1989-1990 – NUNCA ES TARDE
8 de julio de 1990


LA «BERAKAH»

Te doy gracias, Padre...

Entre las oraciones de Jesús recogidas por la tradición una de las más bellas es, sin duda, este grito espontáneo de gozo, admiración y agradecimiento que sale de sus labios: «Yo te bendigo, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has descubierto a la gente sencilla».
Los exégetas descubren en estas palabras de Jesús una «berakah» o «bendición a Yahvé», que es la oración más típica de la espiritualidad judía.
En su forma más sencilla, la «berakah» es un grito de admiración, «¡Bendito sea Yahve!» (Baruk Yahveh) al que sigue una exposición del motivo que provoca la acción de gracias…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1986-1987 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
5 de julio de 1987


ENCONTRAREIS DESCANSO

Venid a mí todos los que estáis cansados.

Es algo hoy muy generalizado pensar que “lo interior» no aporta nada y uno puede prescindir de ello sin ningún problema.
Y cuando un error es aceptado de manera casi indiscutible en la sociedad no es tan fácil descubrirlo. Sin embargo, basta abrir los ojos y observar la vida de muchas personas para ver lo engañados que estamos.
Cuántos hombres y mujeres funcionan exactamente como esos juguetes que se mueven impulsados por una cuerda o unas pilas. No se dan apenas cuenta de que, al perder su interioridad, su vida se ha ido mecanizando y empobreciendo…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1983-1984 – BUENAS NOTICIAS
8 de julio de 1984


ENCONTRAR DESCANSO

Venid a mí todos los que estáis cansados...

Somos algo mucho más importante que nuestro trabajo, oficio, cargo o profesión. Somos seres humanos hechos para vivir, amar, reír, ser.
Por eso, en contra de lo que muchos puedan pensar, «descansar» no es tan fácil. Porque no es divertirse dando rienda suelta al consumo, ni «hacer vacaciones» para alardear o alimentar la propia vanidad.
Descansar es reconciliarse con la vida. Disfrutar de manera sencilla, cordial y entrañable del regalo de la existencia. Hacer la paz en nuestro corazón. Limpiar nuestra alma. Reencontramos con lo mejor de nosotros mismos…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1980-1981 – APRENDER A VIVIR
5 de julio de 1981


SABER DESCANSAR

Venid a mí todos los que estáis cansados.

Somos muchos los hombres y mujeres de nuestra sociedad que vivimos sometidos a un ritmo duro de trabajo que nos va desgastando a lo largo de los meses.
Por eso, al llegar esta época veraniega, todos buscamos de una manera o de otra, un tiempo de descanso que nos ayude a liberarnos de la tensión, el agobio, el desgaste y la fatiga que hemos ido acumulando a lo largo de los días.
Pero, ¿qué es descansar? ¿Es suficiente recuperar nuestras fuerzas físicas, tomando el sol durante horas y más horas junto a la orilla de cualquier mar? ¿Basta con olvidar nuestros problemas y conflictos sumergiéndonos en el ruido de nuestras fiestas y verbenas?...

José Antonio Pagola

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.