martes, 6 de julio de 2010

11/07/2010 - 15º domingo Tiempo ordinario (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

11 de julio de 2010

Homilias de José Antonio Pagola

15º domingo Tiempo ordinario (C)

Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.

EVANGELIO

Lucas 10,25-37

En aquel tiempo, se presentó un letrado y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:
- Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?
Él le dijo:
- ¿Qué está escrito en la Ley?, ¿qué lees en ella?
El letrado contestó:
- Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.
Él le dijo:
- Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.
Pero el letrado, queriendo aparecer como justo, preguntó a Jesús:
- ¿Y quién es mi prójimo?
Jesús dijo:
- Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo, dio un rodeo y pasó de largo.
Pero un samaritano que iba de viaje, llegó donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo:
- Cuida de él y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta.
¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?
El letrado contestó:
- El que practicó la misericordia con él.
Díjole Jesús:
- Anda, haz tú lo mismo.

HOMILIA

2009-2010 -
11 de julio de 2010


HAZ TÚ LO MISMO

(…) Cuando la religión no está centrada en un Dios, Amigo de la vida y Padre de los que sufren, el culto sagrado puede convertirse en una experiencia que distancia de la vida profana, preserva del contacto directo con el sufrimiento de las gentes y nos hace caminar sin reaccionar ante los heridos que vemos en las cunetas. Según Jesús, no son los hombres del culto los que mejor nos pueden indicar cómo hemos de tratar a los que sufren, sino las personas que tienen corazón.(…)


José Antonio Pagola

HOMILIA

2006-2007 – HACERNOS DISCÍPULOS DE JESÚS
15 de julio de 2007


LOS HERIDOS DE LAS CUNETAS

Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó.

(…) Difícilmente se puede imaginar una crítica y una llamada más incisiva de Jesús a sus seguidores y, de manera directa, a los dirigentes religiosos. No basta que en la Iglesia haya instituciones, organismos y personas que están junto a los que sufren. Es toda la Iglesia la que ha de aparecer públicamente como la institución más sensible y comprometida con los que sufren física y moralmente.
Si a la Iglesia no se le conmueven las entrañas ante los heridos de las cunetas, lo que haga y lo que diga será bastante irrelevante. En concreto, es la compasión lo único que puede hacer a la jerarquía más humana y más creíble.

José Antonio Pagola

HOMILIA

2003-2004 – A QUIÉN IREMOS
11 de julio de 2004


SECTARISMOS

Al verlo, le dio lástima y se acercó

(…) con frecuencia, tendemos a considerar como “inferiores” a quienes son diferentes y no pertenecen a nuestra raza, nación, religión o partido. No sólo es eso. La “lealtad” al propio grupo nos puede conducir a una hostilidad o rechazo que nos pasa desapercibido, pero que forma parte de nuestro ser. Cuando esto sucede, desaparece la mirada amistosa y compasiva con la que un ser humano ha de mirar a otro.
(…) El amor evangélico exige lealtad, no al propio grupo, sino al hombre que sufre aunque no comparta nuestra identidad. La parábola es revolucionaria: ¿Para qué sirve una religión si no es capaz de romper los sectarismos y crear fraternidad?

José Antonio Pagola

HOMILIA

1997-1998 – UN CAMINO DIFERENTE
Año 1998


IGLESIA SAMARITANA

Al verlo, le dio lástima y se le acercó

(…) El relato del “buen samaritano” no es una parábola más, sino la parábola que expresa, según Jesús, lo que es un verdadero ser humano. El samaritano es una persona que ve en su camino a quién está herido, se acerca, reacciona con misericordia y le ayuda en todo lo que puede. Ésta es la única manera de ser humano: reaccionar con misericordia. Por el contrario, “dar un rodeo” ante quien sufre – postura del sacerdote y el levita – es quedar deshumanizado.
(…) Una Iglesia verdadera es, ante todo, una Iglesia que “se parece” a Jesús. Y una Iglesia que se parece a Jesús, tendrá que ser necesariamente una “Iglesia samaritana”, que sabe reaccionar ante el sufrimiento humano con misericordia. (…)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1991-1992 – SIN PERDER LA DIRECCIÓN
Año 1992

CAMINO DE EUROPA

Dio un rodeo y pasó de largo.

Cada vez está más claro. No va a haber recuperación económica para todos, pues la reconversión se va a llevar a cabo, relegando en la pobreza a sectores que no podrán beneficiarse del bienestar material que se pretende conseguir. La “salida de la crisis” sólo va a ser para los más privilegiados, ya que se va a lograr hundiendo en el trabajo intermitente, el paro y la crisis aguda a los más débiles y desafortunados.
(…) La parábola del Buen Samaritano es una llamada a sustituir la competitividad por esa solidaridad que, según Juan Pablo II, nos ha de hacer a todos responsables de todos.
Tal vez hemos de empezar por aprender a mirar a Europa desde la perspectiva de los más débiles y marginados para sentir en nuestra propia carne la impotencia e inseguridad de los nuevos pobres. Es irritante que todavía se oiga decir entre nosotros que “ el que no trabaja es porque no quiere” y que el problema de los desempleados es porque “son unos vagos”.
(…) Es injusto e inhumano seguir disfrutando sin límite alguno cuando estamos dejando a otros sin lo necesario para vivir con dignidad.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1988-1989 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
Año 1989


OTRA MANERA DE VIVIR

Se le acercó.

(…) Cuando uno tiene el coraje de creer en la fraternidad, se entiende mejor el fondo de la existencia y se empieza a captar mejor la verdad de la fe cristiana-
En su sugerente libro “Amos a Jesús, amor al hermano”, K. Rahner nos interpela así a los creyentes “¿No aparece la vida cristiana a una luz enteramente distinta cuando el axioma ‘Salva tu alma’ se entiende, espontáneamente y sin quererlo, como ‘Salva a tu prójimo’?”
En medio de nuestra vida cotidiana, a veces tan mediocre y vulgar, puede acontecer todavía “el milagro de la fraternidad”. Basta que nos atrevamos a renunciar a pequeñas y mezquinas ventajas, y comencemos a acercarnos a las personas con los ojos y el corazón del samaritano.

José Antonio Pagola

HOMILIA

1985-1986 – BUENAS NOTICIAS
Año 1986


SIN RODEOS

se le acercó...

No es necesario un análisis social muy profundo para descubrir las actitudes de autodefensa, recelo y evasión que adoptamos ante las personas que pueden perturbar nuestra tranquilidad.
Cuántos rodeos para evitar a quienes nos resultan molestos o incómodos. Cómo apresuramos el paso para no dejarnos alcanzar por quienes nos agobian con sus problemas, penas y sinsabores.
Se diría que vivimos en actitud de guardia permanente ante todo aquel que puede ser un peligro en potencia para nuestra felicidad.
Y cuando no encontramos otra manera mejor de justificar nuestra evasión ante los problemas y sufrimientos de personas que nos necesitan, siempre podemos recurrir al hecho de que «estamos muy ocupados». (…)

José Antonio Pagola

HOMILIA

1982-1983 – APRENDER A VIVIR
Año 1983


CATEGORÍA DE “PRÓJIMOS”

¿Quién es mi prójimo?

(…) Llegamos a pensar que hay hombres y mujeres tan alejados, tan adversarios, tan enemigos que han perdido ya todo derecho a nuestra ayuda y nuestro amor.
Por eso, a la hora de adoptar ante los demás una postura, seguimos distinguiendo categorías diferentes de prójimos. Y seguimos preguntando de qué ideología política era el muerto. O qué siglas defiende la persona que nos pide ayuda. O donde ha nacido y cómo piensa ese hombre que se nos acerca necesitado.
Incluso, hemos querido “bautizar” nuestra postura diciendo que la caridad bien entendida empieza por uno mismo y por los suyos.
(…) La verdadera actitud del que ama es preguntarse: ¿quién está necesitado de que yo me acerque y me convierta en su prójimo?
(…) Todo hombre necesitado es mi prójimo, cualquiera que sea su raza, su pueblo, su ideología. El que ama de verdad al hombre, comprende que Jesús tiene razón, aunque le resulte duro seguir su llamada.

José Antonio Pagola


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.