lunes, 25 de julio de 2011

31/07/2011 - 18º domingo Tiempo ordinario (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

31 de julio de 2011

Homilias de José Antonio Pagola

No te pierdas:
- Jesús de Nazaret hoy

18º domingo Tiempo ordinario (A)
San Ignacio de Loyola


Para leer, completas, todas las homilias de José Antonio Pagola para este domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.
Lee tambien el documento "La hora de los laicos".

EVANGELIO

Comieron todos hasta quedar satisfechos.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 14, 13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos.
Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle:
Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer. Jesús les replicó:
No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.
Ellos le replicaron:
Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.
Les dijo:
Traédmelos.
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Palabra de Dios.

HOMILIA

2010-2011 -
31 de julio de 2011


NECESIDADES DE LA GENTE

Mateo introduce su relato diciendo que Jesús, al ver el gentío que lo ha seguido por tierra desde sus pueblos hasta aquel lugar solitario, «se conmovió hasta las entrañas». No es un detalle pintoresco del narrador. La compasión hacia esa gente donde hay muchas mujeres y niños, es lo que va a inspirar toda la actuación de Jesús.
De hecho, Jesús no se dedica a predicarles su mensaje. Nada se dice de su enseñanza. Jesús está pendiente de sus necesidades. El evangelista solo habla de sus gestos de bondad y cercanía. Lo único que hace en aquel lugar desértico es «curar» a los enfermos y «dar de comer» a la gente.
El momento es difícil. Se encuentran en un lugar despoblado donde no hay comida ni alojamiento. Es muy tarde y la noche está cerca. El diálogo entre los discípulos y Jesús nos va revelar la actitud del Profeta de la compasión: sus seguidores no han de desentenderse de los problemas materiales de la gente.
Los discípulos le hacen una sugerencia llena de realismo: «Despide a la multitud», que se vayan a las aldeas y se compren de comer. Jesús reacciona de manera inesperada. No quiere que se vayan en esas condiciones, sino que se queden junto a él. Esa pobre gente es la que más le necesita. Entonces les ordena lo imposible: «Dadles vosotros de comer».
De nuevo los discípulos le hacen una llamada al realismo: «No tenemos más que cinco panes y dos peces». No es posible alimentar con tan poco el hambre de tantos. Pero Jesús no los puede abandonar. Sus discípulos han de aprender a ser más sensibles a los sufrimientos de la gente. Por eso, les pide que le traigan lo poco que tienen.
Al final, es Jesús quien los alimenta a todos y son sus discípulos los que dan de comer a la gente. En manos de Jesús lo poco se convierte en mucho. Aquella aportación tan pequeña e insuficiente adquiere con Jesús una fecundidad sorprendente.
No hemos de olvidar los cristianos que la compasión de Jesús ha de estar siempre en el centro de su Iglesia como principio inspirador de todo lo que hacemos. Nos alejamos de Jesús siempre que reducimos la fe a un falso espiritualismo que nos lleva a desentendernos de los problemas materiales de las personas.
En nuestras comunidades cristianas son hoy más necesarios los gestos de solidaridad que las palabras hermosas. Hemos de descubrir también nosotros que con poco se puede hacer mucho. Jesús puede multiplicar nuestros pequeños gestos solidarios y darles una eficacia grande. Lo importante es no desentendernos de nadie que necesite acogida y ayuda.

José Antonio Pagola

HOMILIA

2007-2008 - RECREADOS POR JESÚS
3 de agosto de 2008


DÁDLES VOSOTROS DE COMER

Dadles vosotros de comer.

El evangelista Mateo no se preocupa de los detalles del relato. Sólo le interesa enmarcar la escena presentando a Jesús en medio de la «gente» en actitud de «compasión». Lo hace también en otras ocasiones. Esta compasión está en el origen de toda su actuación.
Jesús no vive de espaldas a la gente, encerrado en sus ocupaciones religiosas, e indiferente al dolor de aquel pueblo. «Ve el gentío, le da lástima y cura a los enfermos». Su experiencia de Dios le hace vivir aliviando el sufrimiento y saciando el hambre de aquellas pobres gentes. Así ha de vivir la Iglesia que quiera hacer presente a Jesús en el mundo de hoy…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2004-2005 – AL ESTILO DE JESÚS
31 de julio de 2005


«DABLES VOSOTROS DE COMER»

Dadles vosotros de comer.

Dos eran los problemas más angustiosos en las aldeas de Galilea: el hambre y las deudas. Era lo que más hacía sufrir a Jesús. Cuando sus discípulos le pidieron que les enseñara a orar, a Jesús le salieron desde muy dentro las dos peticiones:
«Padre, danos hoy el pan necesario»; «Padre, perdónanos nuestras deudas pues también nosotros perdonamos a los que nos deben algo».
¿Qué podían hacer contra el hambre que los destruía y contra las deudas que los llevaba a perder sus tierras? Jesús veía con claridad la voluntad de Dios: compartir lo poco que tenían y perdonarse mutuamente las deudas. Sólo así nacería un mundo nuevo…

José Antonio Pagola

HOMILIA

2001-2002 – CON FUEGO
4 de agosto de 2002


Título

---

José Antonio Pagola

HOMILIA

1998-1999 – FUERZA PARA VIVIR
1 de agosto de 1999

EN TORNO A LA MESA

Pronunció la bendición.

Casi sin damos cuenta y empujados por diversos factores hemos ido deshumanizando poco a poco ese gesto tan entrañable y humano que es el sentarse a la mesa a comer juntos.
La comida del mediodía se ha convertido para muchos en algo puramente funcional que es necesario organizar de manera rápida y precisa dentro de la jornada laboral. Cada vez es más raro ese momento privilegiado de encuentro familiar en tomo a la mesa. En muchos hogares, esa mesa hecha para ser rodeada ya no sirve para que padres e hijos se encuentren, compartan sus vidas, rían y descansen juntos…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1995-1996 – SANAR LA VIDA
4 de agosto de 1996


HAMBRE

Dadles vosotros de comer.

No siempre las palabras significan lo mismo en todas partes. «Hambre» quiere decir entre nosotros «apetito» o «ganas de comer». Con ese término designamos lo que la persona siente cuando se retrasa excesivamente la hora habitual de su comida. No se trata de una sensación demasiado desagradable, pues incluso nos permite comer luego con más gusto y satisfacción. Pocas cosas hay más fastidiosas que sentirse inapetente o desganado.
Poco tiene que ver con todo esto el «hambre» que se sufre en los países que componen el mapa de la pobreza. Allí esta palabra significa «escasez o carencia de alimentos». Por eso se emplean con frecuencia términos más severos y se habla de «hambruna» o escasez extrema de comestibles, y de «desnutrición» del organismo por alimentación insuficiente…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1992-1993 – CON HORIZONTE
1 de agosto de 1993


SALIR DE LA CRISIS

Dadles vosotros de comer.

La crisis económica ha venido generando estos años sus propios pobres, no sólo los de siempre. Entre nosotros han surgido nuevas formas de pobreza y marginación que tienen su raíz en el paro de larga duración. No son pobres por vagancia ni por casualidad. Su marginación es fruto de una situación estructural.
Ahí están esos jóvenes que llevan años buscando inútilmente su primer empleo. No es raro que bastantes se conviertan en seres marginados y desmotivados. Con un futuro tan incierto, ¿cómo no caer en conductas agresivas, desesperanzadas y hasta delictivas? Ahí están también los parados de edad adulta, expulsados definitivamente de todo empleo. Familias enteras abocadas a malvivir sin poder desarrollar sus aspiraciones materiales, sociales o culturales…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1989-1990 – NUNCA ES TARDE
5 de agosto de 1990

LA MURALLA EUROPEA

Dadles vosotros de comer.

Una inmensa marcha de africanos, latinoamericanos y asiáticos se acerca desde hace unos años a Europa, empujados por el hambre y la miseria. En 1989, fueron ya catorce millones. Hoy son muchos más.
Europa, sin embargo, no está preparada para responder de manera solidaria a este reto de nuestro tiempo. Esta sociedad europea que cimentó su prosperidad en siglos de explotación colonial, vive demasiado cómoda y confortable para acoger sin temor a estos hombres y mujeres que buscan sobrevivir entre nosotros…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1986-1987 – CONSTRUIR SOBRE LA ROCA
2 de agosto de 1987


SENTARSE A LA MESA

Pronunció la bendición.

Casi sin darnos cuenta y empujados por diversos factores hemos ido deshumanizando poco a poco ese gesto tan entrañable y humano que es el sentarse a la mesa a comer juntos.
La comida del mediodía se ha convertido para muchos en algo puramente funcional que es necesario organizar de manera rápida y precisa dentro de la jornada laboral.
Cada vez es más raro ese momento privilegiado de encuentro familiar en torno a la mesa. En muchos hogares, esa mesa hecha para ser rodeada, ya no sirve para que padres e hijos se encuentren, compartan sus vidas, rían y descansen juntos…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1983-1984 – BUENAS NOTICIAS
5 de agosto de 1984


COMPARTIR EL PAN

partió los panes...

Un proverbio budista dice que «cuando el dedo señala la luna, el estúpido se queda mirando al dedo».
Algo semejante se podría decir quizás de nosotros cuando nos quedamos exclusivamente en el carácter portentoso de los milagros de Jesús, sin llegar hasta el mensaje que encierran.
Porque Jesús no era un milagrero cualquiera realizador de prodigios propagandísticos. Sus milagros son signos que abren brecha en te mundo de pecado y nos apuntan ya hacia la realidad del Reino de Dios que ocupará un día su lugar…

José Antonio Pagola

HOMILIA

1980-1981 – APRENDER A VIVIR
2 de agosto de 1981


EL OTRO HAMBRE

Partió los panes y se los dio.

Vivimos en una sociedad en la que se ha alcanzado un grado notable de desarrollo industrial y un nivel de vida superior al de mu- dios países.
Pertenecemos al área privilegiada de la tierra en donde la pobreza no presenta, por lo general, los rasgos extremos que la miseria adquiere en las naciones del tercer mundo.
Las nuevas generaciones no conocen la experiencia del hambre. Y aunque vamos sintiendo cada vez con más fuerza las consecuencias de una grave crisis económica, nuestro principal problema no es buscar unos alimentos que llevarnos a la boca…

José Antonio Pagola

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.